Historia

Hace ya muchos años, cuando la palabra valía más que nada, cuando la libreta de ahorro era un preciado tesoro…, dos amigos de Buenos Aires compraron un campo en Córdoba.
“Está en las Sierras –tal lo describía el vendedor- tiene un hermoso y caudaloso río, clima seco y un inmenso y límpido cielo estrellado, con la luna asomando por las Sierras Chicas!”

Sin verlo, sin medirlo, creyendo en la palabra y la atractiva descripción del hombre, los amigos y socios se convirtieron en propietarios de un gran campo, soñando sin conocerlo, en convertirlo en una villa con características de ciudad, pero con mucho parque.

No pasó ni una semana, cuando ambos emprendieron el largo viaje hacia el soñado lugar. La sorpresa fue mayor que lo contado e imaginado. Desde la ruta, a la derecha pegaditas las Sierras Chicas y hacia la izquierda la enorme extensión con una huella que conducía al cristalino río, cantarinas sus aguas, serpenteante su curso.
“Aquí hay mucho que hacer”, y de inmediato comenzaron a diseñar calles y plazas y una imponente entrada a la futura VILLA CIUDAD PARQUE LOS REARTES, en honor al río que delimita el antiguo e histórico pueblo del mismo nombre. Y visionarios ellos, comenzaron a construir el gran arco de entrada, un hotel, una usina, dos enormes tanques para agua, sacada del río con bombas y varias casas.

Y compraron miles de árboles que fueron plantados a lo largo de las calles, cada una con su nombre tallado en carteles de cemento. Miren si era grande el predio, que se demoraba catorce días en regar los arbolitos que hoy ostentan añosos y corpulentos eucaliptos, pinos, cipreses, paraísos… Ya diseñado el nuevo loteo, era momento de vender los varios miles de lotes, que la gente podía comprar en cómodas cuotas.

Pasó el tiempo, también el furor de las ventas, y el loteo pareciera haber sido olvidado, hasta que hace unos pocos años se produce un resurgir.
Mucha gente elige este lugar tan tranquilo para vivir o tener sus casas de fin de semana. Los árboles crecieron y se multiplicaron, las casas abundan, el boulevard se asfaltó y se construyen cabañas, se instalan pequeños negocios… todo esto con una visión de futuro, con un espíritu de conservar este ambiente natural y tranquilo, agradecidos al esfuerzo y trabajo de aquellos dos amigos…

Descubra La Comuna

Transitando por la Ruta Nª 5 hacia el Dique Los Molinos, en el portal al Valle de Calamuchita se encuentra Villa Ciudad Parque. Ingresamos a la altura del Km. 70 por el Arco de Entrada, donde se encuentra la Oficina de Turismo.
El Boulevard Los Reartes nos lleva a través de una frondosa arboleda de eucaliptos, pinos, cipreses y paraísos por cuatro kilómetros hacia el río Los Reartes, que compartimos con nuestra vecina localidad, Los Reartes.

El loteo está perfectamente diagramado, cuadras perfectas, dos enormes y arboladas rotondas y muchos espacios verdes entre sus 300 casas. Pero Ciudad Parque es mucho más grande, abarca una gran superficie que limita las costas del Dique Los Molinos, el río Los Reartes, el camino del Crucero y las Sierras Chicas.

Allí abunda la vegetación del monte serrano: algarrobos, chañares, espinillos, moradillos, variadísimas especies arbustibas: poleo, lagaña de perro, carqueja, pichana… y bellísimas flores como la margarita punzó, orquídea terrestre, verbenas, muchas variedades de cactus, y la típica fauna de las sierras: zorros, vizcachas, cuises, liebres… y enorme cantidad de aves.

Villa Ciudad Parque tiene todo lo que la naturaleza nos da: río cristalino, para disfrutar durante el verano de sus balnearios naturales, un lago para realizar diversas actividades náuticas, las Sierras Chicas para recorrer y visitar lugares mágicos que sus habitantes erigieron para deleite del visitante y porqué no recorrer una quebrada serrana.

Y el loteo, diagramado hace más de 60 años por dos amigos, que además lo poblaron de esa frondosa vegetación que hoy podemos admirar y disfrutar.

Villa Ciudad Parque es muy joven, se constituyó en Comuna en 1993. Hoy, cuenta con servicios de hospedaje, campings, gastronomía, artesanías e importantes atractivos turístico-culturales para unas vacaciones en un lugar apacible y tranquilo y en permanente contacto con la naturaleza. Aquí se pueden realizar diversas actividades como cabalgatas, mountain bike, trekking, deportes náuticos, pesca deportiva, caminatas, avistaje de aves, rappel, tirolesa y canopy.